Sant Feliu de las flores El municipio del Baix Llobregat se ha especializado en el mundo de las rosas y tiene planes para hacer de esta flor un activo






FLORS MAS LLUHI Napoleón regaló un palacete a Josefina y ella hizo un jardín con más de 200 variedades derosas. Fue el momento en el que en Europa comenzó la pasión por una flor a la que ya cantaban los poetas en la antigüedad y que, a principios del siglo XX, vivió una explosión de popularidad, en parte por la investigación científica con la creación de nuevas variedades. Una oleada que vivió intensamente Sant Feliu de Llobregat, con uno de los principales especialistas mundiales de la época, Pere Dot, hasta convertirse en la Ciudad de las Rosas.



En 1928 el municipio comenzó a celebrar una exposición nacional que este año celebra su 52 edición. Y cerca de un siglo después, el Ayuntamiento quiere dar un paso más. “Queremos llevar las rosas a todos los ámbitos, a la formación, al urbanismo y también al turismo”, dice el alcalde, Juan Antonio Vázquez.

En este sentido, las zonas de nueva urbanización de Sant Feliu, caso de la Hoescht, incorporan zonas ajardinadas con rosas. Se organizan talleres, actividades y se trabaja para resaltar una joya recientemente incorporada al patrimonio de la ciudad, el Roserar Dot-Camprubí, con 400 variedades de todo el mundo y con 20.000 rosales, una gran exposición viva de la historia de la flor, con rosas de nombres llamativos como Louis de Funes o Gina Lollobrigida, procedentes de Australia, de Alemania, Inglaterra o Catalunya. Variedades creadas en el siglo XXI, el XX e, incluso, el XIX. “Queremos potenciar el turismo de rosas, hay mucha afición en todo el mundo. Y de hecho, ya nos visitan personas de todas partes”, añade Vázquez.

En Sant Feliu de Llobregat se vivirá el viernes de forma especial, aunque las rosas en esta ciudad no son cuestión de un día. “Lo nuestro es un plan estratégico”, puntualiza Vázquez. “Tenemos un importante legado, el de los Dot, y el de otros especialistas, como Camprubí”, añade el alcalde. Cebrià Camprubí coetáneo de Dot, comenzó su producción de rosas en 1921 en Cornellà, Gavà y Sant Feliu de Llobregat, hasta que en 1927 se instaló en Sant Joan Despí.

“Trabajamos para hacer llegar el mundo de las rosas a todos los ámbitos, con actividades de todo tipo, para que forme parte de la vida de todos los ciudadanos. Creemos en la rosa como estrategia de futuro, ligando nuestra ruta del modernismo con las rosas y también con la gastronomía. Ya recibimos la visita de especialistas internacionales, y contamos con el Roserar, que es una gran exposición permanente de esta flor. También trabajaremos la formación. En el caso del Roserar estuvo trabajando una escuela de oficios de parques históricos”, insiste el alcalde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: