LAS FLORES SILVESTRE


Siembra de flores silvestres:

Pueden sembrarse en conjunto con semillas de prados, en parques y en parcelas, como control de erosión de laderas o terrenos con fuertes pendientes, o para espacios de dificultoso acceso al mantenimiento. Requieren un buen suelo, suficiente exposición al sol y cantidad de agua adecuada. Podemos distinguir entre especies nativas e introducidas (siempre y cuando sean compatibles con los suelos y condiciones ambientales locales), y estivales o perennes. Las plantas estivales florecen en verano, y mueren luego de producir sus frutos. Las plantas perennes pueden vivir varios años, sus partes aéreas pueden morir o marchitarse parcialmente en otoño, luego de haber hecho acopio de reservas de agua y nutrientes en sus órganos subterráneos.

Las flores silvestres pueden sembrarse en primavera, o durante el otoño, como semilla formante, que luego germinará en primavera. La época de siembra depende del clima y la ubicación geográfica. Es preferible sembrar previo a los meses de lluvia y durante la primavera. Requieren de luz para florecer. Lo ideal es elegir un sitio que reciba más de 6 horas directas de sol en el verano.

Consejos para la siembra de flores silvestres:
Se busca un contacto óptimo de la semilla con el suelo, porque las flores no pueden crecer sobre los prados. Previo a la siembra es importante realizar un control de las malezas en forma manual o a través de algún herbicida no selectivo, o selectivo de malezas de hoja ancha, poniendo mucho cuidado en la aplicación.

Es importante limpiar el terreno con un rastrillo para romper terrones, remover piedras y mullir el suelo. Para que las semillas se mezclen homogéneamente, es conveniente agitar el sobre antes de sembrar. En superficies pequeñas, se mezcla en proporción de cuatro partes de arena y una de semillas, para una buena distribución, y se sembrarán a mano. La siembra al voleo es posible, pero siempre evitando hacerlo con viento, ya que algunas semillas son muy pequeñas.

Para mezclar las semillas con a tierra, se vuelve a pasar el rastrillo luego de al siembra, y se apisona levemente el terreno. Finalmente se riega en forma de lluvia fina. La idea es sembrar flores silvestres, en terrenos donde no se pueda poner césped ni otro tipo de plantas. Para mantenerlas saludables se requiere un suelo suelto y bien drenado. para ello se necesita descompactarlo con una horqueta o arado.

La germinación requiere agua, se recomienda regar manteniendo el suelo húmedo durante 4 a 6 semanas. Una vez establecidas las flores y teniendo en cuenta la zona geográfica y el clima, debe reducir el riego

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: